“Nos quieren controlar como a control remoto”

-Dejó de servir… dejó de servir… y el que no junta desparrama. Lo lamento por él, pero sabía que no tenía que hablar. Habló de más. Son pendejos, no saben las reglas de juego. Ahora que se la banque. Una buena viaba y no va a joder más. Vas a ver… no va a joder más…
-Se te fue la mano, boludo. Se te fue la mano. ¿Y ahora qué hacemos?
En la noche varios chicos se acercan a la comisaría hirviendo y piden que se los deje de usar para el circuito de la droga. Como Jorge, quieren salir y no pueden.
Al día siguiente la comisaría estalla de gente exigiendo justicia por el caso pero reclamando más… ni uno más, ni una víctima de violencia institucional más.
Intento frenar a muchxs.
-¿Vos estuviste ahí? Yo estuve un montón de veces. ¿Te cagaron a palos como me cagaron a palos a mi?
No puedo más que mirarlo y decirle que no deje que lo usen. Que lo están usando para evadir la muerte y hablar de vidrios rotos.
El intendente cruza en medio de la gente ¿para estar con la gente o para victimizarse? Sabía que los pibxs lo querían cagar a trompadas. Se metió igual y logró lo que quiso. Corrió el foco de la muerte a la nueva noticia “Intendente agredido” “Violentos destruyeron el patrimonio público de Capilla del Monte”
¿Violentos? Violentos son dos camiones cargados de uniformes azules escondidos dentro de la municipalidad. Violento es el cana que filma la manifestación social, para verlo en pantalla grande y seleccionar uno por uno a quién se va a llevar. Violentos son los policías que se sacaron la identificación. ¿Sin identificación? Sí. Entre ellos el comisario, que minutos después corría con un revolver en la mano por la calle principal para ver si lograba disminuir el número de estas “ordas salvajes” que se quejan porque la cana les pega sin parar, día a día.
Capilla del Monte vive “un clima enrarecido” dicen los más benévolos. ¿Enrarecido porque hay gente rara que no tiene cara de publicidad de Gillete? ¿Enrarecido porque hay cuerpos pidiendo la vida de otros cuerpos? Raro. Clima raro. Raro era el silencio de muchos pibes que no podían hablar porque los bajaban. Raro es que le digan a un pibe que si sigue tocando el bombo en la plaza lo pueden meter en cana hasta veinte días por ruidos molestos. Raro es el maltrato y el hostigamiento.
Freire: “Quien instaura odio no son los odiados sino los que odian primero. Quien instaura la fuerza no son los que enflaquecieron bajo la robustez de los fuertes sino los fuertes que los debilitaron.
Para los opresores son “esa gente” o “esa masa ciega y envidiosa”, o “salvajes”, o “subversivos”. Son siempre ellos los violentos, los bárbaros, los malvados, los feroces, cuando reaccionan contra la violencia de los opresores”
¡Mesa de diálogo por la paz social urgente!
¡Libertad a Sebastián Lamartine y a todos los detenidos!

Anuncios

3 comentarios en ““Nos quieren controlar como a control remoto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s