Signos, cacerolazos y códigos binarios

Signo: cosa que evoca a otra.
Cacerola: olla con asas, sirve para cocinar.
Código binario: sistema de codificación de números o letras que emplea secuencias de dígitos binarios (0 y 1)

¡Sopa de letras!
El alimento: Podríamos llenar la cacerola de unos cuantos manifestantes y de unas cuantas causas, tirar dentro fideos sopa de letras, unos cuantos ceros y unos, y mucha agua. ¡A mezclar!
El juego: Podríamos tal vez pensar una gran sopa de letras y números. Grande. Grande. Y ansiosamente querer marcar las palabras presentes ¡A marcar!
Sea el juego o el alimento, la confusión no permite identificar los problemas con claridad y replantear el rumbo.

Ayer en la noche se realizaron movilizaciones en varias ciudades del país. Lejos de mi opinar en este post sobre el binario k-no k. Y ya diré por qué. Cambien k-no k por cualquier otro espacio de participación política Macri-no Macri, De la Sota-no De la Sota o lo que quieran.
Además, respeto a quienes fueron, si tienen razones claras. Pero en este espacio de opinión quisiera señalar algunos puntos que considero complejos.
El primero es distinguir con claridad el qué de la convocatoria. El segundo, el con qué. Considero que si no hay distinción en estos dos puntos, la sopa de letras hace imposible la construcción de algo nuevo.

El qué de la convocatoria:
La convocatoria tuvo algunos llamadores: “marcha anti K”, “somos el 46%”.
La democracia representativa implica, necesariamente, elecciones. No pienso que se deban hacer marchas Anti K porque no creo que la política pueda leerse con código binario: cuando no es cero, entonces es uno. Decir somos el 46% y no el 54% es seguir con una dicotomía falsa. Dicho sea de paso, esa misma falsedad es sostenida por quienes dicen “la patria vs. la corpo”. En el voto no existen los puramente a favor y puramente en contra. Tanto el 46% como el 54% tiene ciudadanos con enorme diversidad de pensamientos. Igualarlos como partido de fútbol, los que patean para acá y los que patean para allá, sólo logra desdibujar el panorama. Para ser gráfico: cuando dicen somos el 46% igualan a los que votaron a la Izquierda Unida y a los que votaron a la Coalición Cívica, que tuvieron plataformas totalmente distintas. Es necesario replantear el universal. No hay anti K ni kirchnerismo, identificable, en el sentido puro de los términos.

Pero además, una movilización anti K, sin distinción del problema, del “móvil” de la movilización, corre riesgo posicionarse con intención destituyente. Acordando o no, el gobierno actual ha sido elegido en las urnas, y en las urnas se deberá seguir resolviendo el problema, excepto que haya un juicio político, con los fundamentos necesarios. De lo contrario, las manifestaciones que meten enojos en la misma bolsa corren riesgo de tirar dentro los que son aciertos y volver indistinguibles las letras dentro de la sopa. Si no hay identificación del problema por el cual se hace la protesta, difícilmente se pueda construir. Como dice Butler: “pensamos que hemos encontrado un punto de oposición a la dominación, y luego nos damos cuenta que ese mismo punto es el instrumento mediante el cual la dominación opera, y que hemos fortalecido sin quererlo los poderes de la dominación a través de nuestra participación en la tarea de oponernos” (Butler, 2000)
Diré entonces que me parece válida, por ejemplo, la movilización en contra de la instalación de Monsanto en Malvinas Argentinas (Córdoba) y la no adhesión a la “Ley Monsanto”. Una movilización anti k puede quedar bajo un reclamo histórico: “que se vayan todos”. La pretensión de que se vayan todos es utópica. Hay que pensar un quién antes de un recambio. Ningún director técnico dice: no me gusta cómo está jugando Pepito y Carlitos, voy a jugar con nueve jugadores. Ya pronunciamos un “que se vayan todos” y sin embargo las elecciones pasadas tuvieron casi los mismos jugadores. Como indican Laclau-Mouffe, “Sin una visión acerca de cuál podría ser un modo alternativo de organizar la política por sobre la tiranía de las fuerzas (…) esos movimientos habrán de permanecer en un nivel meramente defensivo. Si lo que se trata es de construir una cadena de equivalencias entre las luchas democráticas, se necesita establecer una frontera e identificar un adversario. Pero esto no es suficiente. Uno necesita saber por lo que está luchando, qué clase de sociedad uno quiere establecer. Esto requiere por parte de la izquierda una adecuada comprensión de la naturaleza de las relaciones de poder y de la dinámica de la política (Laclau-Mouffe)
El año que viene tendremos un primer espacio de participación política para el cambio de jugadores. Será un buen momento para que los partidos políticos hagan programáticos los reclamos que hoy hace tanta gente y ofrezca una alternativa de país. Y este viene siendo un buen tiempo para pensar nuestra participación política en los espacios democráticos. Además, será un buen espacio para repensar cómo estamos dando poder al poder. Yo creo en la definición de democracia como “centro vacío de poder”, pero si lo que hacemos en las elecciones es dejar que el centro vacío se llene y el poder se atornille en el centro, entonces ocurrirá, lo que dice la canción de Molotov “si les das más poder al poder, de algún modo te van a coger” (con el perdón pero la fidelidad de la cita).

El con qué de la convocatoria:
Otro llamador: “Cacerolazo”
El cacerolazo en Argentina tiene un simbolismo muy fuerte, representa una época muy difícil de país, con elevadísimos niveles de desocupación, alto índice de mortalidad infantil, huída del país, bancos sin el dinero de la gente y muchas otras cosas más.
A mi entender, hay un abismo entre el motivo del cacerolazo del 2001 y el de ahora. Cuando todo es motivo de cacerolazo, lo que se logra hacer es lograr eliminar el símbolo, porque queda aguado. Creo en la construcción del futuro desde la historia, y que la historia tiene peso desde lo simbólico. Si a todo tipo que se sube a un caballo le decimos San Martín, entonces el prócer queda diluido. Si toda protesta tiene una cacerola, entonces, además de protestar estamos borrando el peso del símbolo del cacerolazo del 2001. Lo mismo ocurre con el uso de la cadena nacional: Si todos los días habla Cristina, entonces cuando haya algo importante para decir nadie lo va a distinguir como importante. ¿Enseguida les vino a la cabeza un cuento de la infancia no?
Quiero decir: utilizar el mismo “con qué” es vaciar la historia, y no se puede hacer memoria cuando la historia fue aguada. No es conveniente que el signo sea separado tan fácilmente de su contexto de aparición. Si traslado sin mucha reflexividad un signo, sin preguntarme por el sistema productivo del mismo, vacío el discurso que ese signo contiene. El con qué de la convocatoria no puede ser una cacerola.

Me quedo pensando en medio de la sopa, las letras, las cacerolas y los códigos binarios:
1) Es necesario seguir movilizándonos como ciudadanos.
2) Las movilizaciones para ser efectivas, deben tener un móvil identificado. No podemos movilizarnos desde el anti, desde la negación.
3) Es necesario pensar símbolos que sirvan como “discurso” del momento actual, para no vaciar los símbolos de la historia.
4) No basta con estar “unidos”, hay que estar “organizados”. Identificar qué queremos, cómo lo queremos y qué distancia hay entre lo que queremos y el presente, para poder ser programáticos en nuestro sueño democrático.

Anuncios

8 comentarios en “Signos, cacerolazos y códigos binarios

  1. Por suerte no soy uno de ellos. PERO DE NINGUNO DE ELLOS. El TODOS no son los que estaban en la calle ni los que defienden a “ella” porque seguía los planes de “él” y cuando nos mean dicen que llueve. Ninguna de las dos partes se preocupa u ocupa de los que a mí me preocupa u ocupa. Así que el TODOS son sólo VARIOS.

    Ayer mucha de la clase media “aspiracional” y la clase alta fascista salieron a la calle. No pidieron más igualdad, ni acabar con el hambre, ni con la explotación, por mejorar la educación, por las Madres de Ituzaingó Anexo, por la dignidad o contra atropellos como los cospelazos. No, ninguno de esos reclamos estuvo ahí.

    El reclamo es porque quieren comprar dólares y viajar a la concha de su mad…
    re (Job dixit)…, porque consideran un atropello que corroboren su posición fiscal-patrimonial al momento de comprar esos dólares, y por si hacía falta más seguridad. Algún que otro habrá murmurado que también estaba en contra de que le corten la novelita o Tinelli. Pero a esos últimos ni justicia.

    ¿A dónde marcharon estos hijos de la patria cuando los sindicatos protestaron contra los cambios en la jubilación, cuando mataron a Ferreyra, cuando se llevaron a López, cuando desalojaron familias por tomar tierras, cuando el aparato represivo se carga a una persona por día; cuando el código de falta habilita a un rati a detener a un niño o joven por ser pobre? Ah, ahí no fueron porque eran reclamos puntuales, en cambio ahora “la yegua nos ataca a todos”. Son ellos los mimos que salieron con sus cacerolas a defender los intereses sojeros pero “se olvidaron” de hablar de seguridad y soberanía alimentaria o de reforma agraria.

    Cuando una organización social, gremio o vecinos cortan una calle piden “respeto por la libertad de circulación” pero ¿qué hubiera pasado si al pasar por ahí les gritaba “vayan a laburar!” y exigiera por todos los medios que despejen la calle con los grupos anti motines o los hidrantes de agua azul?. Ahí, y sólo ahí, me hubiera convertido en uno de ellos.

    • Sólo agregaría que los que salieron a la calle no pueden ser “universaizados” en “mucha clase media…etc”
      Me parece polarizada en la expresión, pero sí interesante en el mirar rincones de no-reclamos que los de TuVieja consideran válidos. Ese punto sí me pareció interesante para mirar, especialmente porque es una nota que se aleja de la distinción k-no k.
      Yo no diría que los que salieron ayer son fascistas… por el mismo argumento que utilicé para explicar lo de las cacerolas.
      Tampoco diría que son los mismos los que defendieron a los sojeros… no me animaría a contabilizar unos y otros… y pretender universalizar es borrar las particularidades, la opinión de cada uno de los que fueron en el reclamo del campo y de los que fueron ahora. Tan injusto como decir que los que fuimos a la movilización por lo de la caja jubilatoria tiramos piedras. Yo no tiré ni una y no me banco que digan que tiré.
      Las generalizaciones son complejas.
      Pero en la apertura a “no dichos” de los que se manifiestan y de los que critican desde el “kirchnerismo” me parece muy buena

  2. Creo que es una buena posición la del autor del artículo, estoy de acuerdo en que lo que se debería hacer es organizarse para poder exponer una idea clara, un plan. Pero creo que el hecho central de anoche fue mostrar que hay mucha gente que no está de acuerdo con el rumbo del país y que seguramente en las próximas legislativas (2013) lo hará sentir en las urnas. Pero espero haya servido para que la OPOSICION reaccione y proponga nuevas opciones y no se mantengan al margen para que así en el 2015 las cosas cambien.

    • Yo también espero algo de la oposición. No lo espero solamente ahora sino que siempre lo espero… en la nota que hice hace tiempo sobre “el otro contradictorio” indico la necesidad de la oposición incluso dentro nuestro…
      Pero además el gran problema de la democracia no es que uno tenga el poder sino que todos los demás no le hagan saber al que lo tiene que el poder es del pueblo y no de quien lo detenta en ese momento.
      Escribiré algo que se va a llamar “Donde manda capitán, no manda marinero”, sobre mi desacuerdo con la re-re elección.
      Abrazo lucas

  3. Pingback: -No…no… la luz! « Pasión de decir
  4. Concuerdo a pleno con que es incorrecto pensar la política como una entidad binaria. Sin embargo no me parece acertado hablar de ausencia de elementos convocantes en la marcha ni en la simple idea antiK. Escuchar a la gente en la marcha, ver los carteles, charlar a diario te lleva indefectiblemente a reconocer los elementos convocantes: la corrupción, la soberbia, la falta de escucha a todo el pueblo y no sólo a la parte obediente, los matones, la Barrick, los Qom, la AFIP-Gestapo, los incrementos patrimoniales de los funcionarios, Antonini, Miceli, inflación, los $6 diarios, el dólar blue…
    Algunas reacciones posteriores forman parte justamente de lo reclamado: son gente bien, son los que pueden y les sobra, son los que van a Las Vegas, son pocos.
    Tampoco es cierto que la democracia sean sólo las elecciones. Éstas son una parte de la misma. Los representantes en la Legislatura haciendo caso a sus electores también es democracia. Una Justicia que responda concretamente a los litigios, un gobierno que trate bien a su gente, que no la ningune por usar jean en lugar de calza china. Y democracia también es expresarse en una convocatoria porque ‘demo’ es ‘pueblo’

    • Seba. Las causas pueden ser justas. Yo voy a las manifestaciones y lo sabés. Voy a las que son por causas no por paquetes. A los paquetes los decido en las urnas, porque es el lugar donde finalmente quedan identificadas las propuestas de cómo gobernar el país. Allí decido de todas las alternativas, cuál me parece que conviene que esté en el ejecutivo o en el legislativo. Mi decisión no es romántica sino además coyuntural: está de acuerdo con la viabilidad del proyecto.
      Pero después al gobierno se la corrige punto por punto, desde la manifestación por una causa. Cuando hacemos sopa de letra, mezclamos todo lo que no nos gusta no se puede saber por dónde empezar. Protestar por todo lo que no nos gusta es más fácil que organizar propuestas y alternativas. Los pies en la tierra amigo: yo puedo querer mil cosas, pero si no tengo claridad en cómo lo llevaría adelante no hay posibilidad de avanzar en el día a día.
      Cuál es la idea ¿qué se vaya el gobierno? ¿Que se quede pero no controle desde AFIP? ¿Que no haya evasión impositiva? ¿Que no haya control a la compra del dólar? ¿Que se fomente la industria nacional? Podríamos seguir la lista y darnos cuenta que las opciones tienen siempre su contraparte… pero ese sería otro punto de análisis…
      Lo que quiero decir, es que o la propuesta es por causas identificables por todos los que protestan o no hay posibilidad de avanzar: unos fueron por la no re-re. En tal caso pensaría si ir o no, pero no pienso ir a una que mezcle eso con diez cosas más, porque eso si me parece destituyente. De eso y las diez cosas más, protestaré en las urnas. A lo otro, protestas punto por punto y no en sopa de letras…
      Lo que decís de “Algunas reacciones…” es así, pero verás que no creo en las cosas universalizables, ni de un lado ni de otro… porque ni siquiera creo en uno y otro lado… binarios! Ah… y por eso puse mi reacción contra lo de Abal Medina en el siguiente post.
      Último: que democracia es gobierno del pueblo no me resulta un dato novedoso…no argumentes diciendo que democracia no es sólo las elecciones porque 1) no es mi práctica habitual… voy a las manifestaciones cuando las causas están identificadas y me parecen convenientes para el pueblo… y lo sabes 2) nunca dije eso.
      Abrazo!

  5. Gracias por profundizar la discucion. Nesecitamos una opocicion que de nuevas categorías teoricas y democraticas para pensaronos como sociedad. Para que esa gente se piense y se vea represantada en un espacio. Pero el problema es la ideologia, la derecha en sus esfuerzos de oprecion genera fragmentacion y vacios semanticos. es importante sumar a este planteo los intereses de minorías poderosas que universalizan su discurso no comprender el juego del poder y busqueda de adeciones nos deja solo el analisis psicologico de las elecciones personales. Y ojo! no digo que los factores individuales no tengan impacto, por ello lo otro a comprender es el huevo de la serpiente, esa condicon en un pueblo que avala y justifica el nacismo, las dictadoras, los crimenes de estado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s