Expomanzanas: ¡Cuidado con los discursos pegados!

(Les dejo esta versión para que puedan hacer críticas y aportes, hasta armar la versión definitiva que formará parte de Vida Religiosa en Tiempos de Bits)

 

Cuando escribí la versión 1 de “Vida Religiosa en tiempos de bits” no creía tener la madurez intelectual suficiente para abordar la temática también desde los discursos presentes en la adopción de Apple en la Vida Religiosa. Además los iphone’s y las tablets estaban menos difundidas y en Argentina veníamos recuperando lentamente de una crisis institucional con fuerte repercusión en lo económico que hacía que los productos Apple sean casi como hablar de los Rolls-Royce: sabíamos que existían pero no conocíamos a nadie que los tenga.

Hoy, pasada ya más de una década del siglo XXI, la emergencia de algunos procesos me vuelven sobre el texto antes planteado, para ampliarlo. La versión 2, es la misma que la V.1 pero recibe el aporte del agregado bajo el título “Expomanzanas: ¡Cuidado con los discursos pegados!”

Tres procesos me interesa traer a la mesa de reflexión:

  1. Localmente, Argentina en 2003 inicia un proceso de recuperación económica que hace que algunos sectores puedan adquirir productos antes impensados.

  2. Globalmente, constatamos que cada aparición de un nuevo producto de Apple difunde en los medios masivos de comunicación “la foto” de enormes colas en los AppStore esperando su llegada.

    Además, el año que pasó trajo dos grandes novedades en la empresa: a) Steve Jobs, fundador de Apple anuncia que dejará la presidencia de la empresa. b) Steve Jobs muere y se pronuncian un sinnúmero de discursos de endiosamiento del fundador de Apple, especialmente desde sectores de tecnología de punta y desde grandes empresarios, como así también de jóvenes fanáticos de Mac’s, Iphone’s, Ipod’s y Ipad’s

    En lo personal, opino como opinó Stallman el día de la muerte de Jobs: “Steve Jobs, el pionero de la computación convertida en jaula encantadora, diseñada para quitar a los tontos su libertad, ha muerto. Como dijo el alcalde de Chicago Harold Washington de su corrupto predecesor el alcalde Daley, “no me alegra que esté muerto, pero me alegra que se haya ido”

  3. Eclesialmente, Benedicto XVI se vuelve noticia: “El Papa realizó su primera publicación en Twitter” La foto recorre gran parte de los periódicos de occidente y se expande por la web. En la foto se ve que el acto de publicación es realizado desde un Ipad.

    Y, en otro espacio, el superior general de una congregación religiosa es filmado para el video que recorrerá todo el universo de la congregación: habla mientras escribe en una Mac. Luego, fuera de escena sugiere, a los colegas en la gobernación de la congregación, que compren una Mac porque es lo mejor y le resolverá todos los problemas.

Desde el análisis, intentaré hacer foco en los tres discursos eclesiales citados. Entiendo discursos como dispositivos de enunciación que traspasan a los sujetos. En tal sentido, considero que todo discurso tiene una intencionalidad y que no hay neutralidad en el signo (Voloshinov). Mientras digo esto recuerdo las palabras de una colega a otro, mientras intentábamos profundizar un tema: “Yo siento que todo lo que planteas es ideológico”. Evidentemente lo es. No hay discurso no ideológico.

Abriendo paraguas antes de que llueva, considero válido decir que es fundamental no tomar la parte por el todo. Que esté en contra de discursos (discursos como prácticas o como palabra pronunciada) no implica necesariamente estar en contra del enunciador del discurso en su totalidad. Si estoy a favor o en contra del papa y del superior general antes mencionado no es un punto que intento plantear aquí. Lo que sí me parece fundamental es que si aceptamos la tesis de no neutralidad del signo, debemos estar alerta de lo que llamaré “los discursos pegados”. Para ello, partiré de la distinción de Weber sobre las modalidades en que la autoridad se comporta como tal y es validada por la comunidad. De los tres modos posibles (política, tradicional o carismática), la autoridad carismática sería la correspondiente a los tres dispositivos de enunciación que intentamos analizar.

Llamaré discursos pegados a aquellos dichos o a aquellas prácticas que se replican sobre los agentes involucrados en la relación de poder entre él y la persona (o la institución) aceptada como autoridad carismática.

Mi tesis es que cuando esos discursos pegados recaen sobre personas con poco hábito de dudar sobre lo que se les dice y de asesorarse en el tema en cuestión, construyen una relación hegemónica difícil de destejer. Ésta, en relaciones basadas en autoridad carismática, léase, cubiertas de un ropaje poético romántico tal como “es el sucesor de Cristo”, “es el fundador presente en medio nuestro”, se vuelve altamente compleja, por la fuerza del enunciador sobre el sentimiento de los seguidores del carisma.

Lo que diré en adelante sobre las relaciones hegemónicas también podría ser aplicado a Microsoft Windows, pero como ya he dedicado un capítulo y como los discursos que seleccioné hacen referencia directa a Apple, abordaré el tema desde allí.

Según Laclau-Mouffe “los actores sociales ocupan posiciones diferenciales en el interior de aquellos discursos que constituyen el tejido social” (Hegemonía y estrategia socialista, Laclau-Mouffe, FCE, 3° Ed. Buenos Aires, 2010). Los enunciadores que analizamos ocupan, sin más, posiciones de privilegio. Entonces, la “relación por la que una cierta particularidad asume la representación de una universalidad enteramente inconmensurable con la particularidad en cuestión, es lo que llamamos una relación hegemónica. Como resultado, la universalidad es una universalidad contaminada”

Entiendo que twittear desde un Iphone, hablar de igualdad y entrega en favor de los más pobres con una Mac de trasfondo y sugerir comprar Mac es peligroso, por la contradicción entre tecnologías de elite e inaccesibilidad tecnológica en sectores marginados. El discurso es contaminado por un “lo que se ve no es lo que estoy tratando de decir”. Analizaremos en breve algunos elementos contaminantes pero antes una salvedad: alguien podría decir inmediatamente que los enunciadores analizados ni se deben haber preguntado si utilizar una tecnología y no otra acarrearía lo antedicho. Pienso que es imposible que alguien sepa todo sobre todo pero sostengo también que justamente lo innegociable en sectores de autoridad es el asesoramiento de agentes inmersos en el ámbito de la comunicación que den cuenta de la imposibilidad de saber cuáles serán las posibles condiciones de reconocimiento (Verón).

No me considero experto en el tema y tampoco este espacio quiere alertar sobre todo lo que entra en juego. Sí quiere, al menos, alertar sobre la complejidad del fenómeno e invitar a la prudencia por respeto a la autoridad (buscada o no) carismática conferida. Dar espacio a agentes de resistencia que alerten sobre riesgos de la construcción de discursos hegemónicos me parece si no básico, al menos, deseable.

Sostengo que la adopción de la tecnología corre en paralelo con las implicancias ético-políticas del uso de las mismas. No hay adopción tecnológica a-política. A mi parecer la adopción desenfrenada de la tecnología nos ha hecho abandonar los ideales que tanta lucha y sangre costó a la revolución francesa: igualdad, libertad y fraternidad.

1.El elevadísimo costo de los productos de Apple, sumado al modelo donde unos saben y otros sólo consumen, atenta contra la igualdad, no sólo entendida como igualdad en el acceso sino como igualdad en la participación para la construcción colectiva.

2.La presencia de DRM en los sistemas de Apple atentan contra la libertad de los usuarios.

3.El trabajo forzado y la precarización laboral de sujetos que arman los productos de Apple (que Apple tuvo que reconocer públicamente), atentan contra la fraternidad.

 

Mientras dialogo estos temas me dicen: “Bueno, es un modelo, si no te parece, no compres”. Somos sujetos de cambio y tenemos la responsabilidad del cambio social en pos de crecimiento de muchos. Probablemente querer desprendernos de esa responsabilidad, sea olvidar que hemos tenido mucho mayores oportunidades que tantos otros. Esas oportunidades, (de acceso a la cultura, a los bienes materiales, a la alimentación, etc), que nosotros tuvimos y otros no, nos interpelan ante el mundo para ser solidarios. Si reproducimos el sistema que da oportunidades a unos y las niega a otros, ¿cómo podremos pretender “un mundo donde quepan muchos mundos” (Subcomandante Marcos)? Quizá lo que podemos hacer sea ínfimo, pero grano a grano se forman largas playas. Cambiaría, entonces, la afirmación para decir “Si no te parece, no compres pero además hazte activista para que otros sepan por qué no es una empresa modelo”

En respuesta a los dispositivos que intenté poner en cuestión, me parece que en la vida religiosa (y especialmente en quienes son, quieran o no, portavoces por autoridad conferida) hay otros mensajes posibles. Como dice Federico Heinz, “donde muchos movimientos encuentran que no pueden construir un modelo mejor sin tirar antes abajo las estructuras del actual, el software libre vio que, en su campo, la construcción podía preceder a la demolición” (Busaniche, Beatriz, Argentina Copyleft, “Software Libre: la revolución constructiva” por Heinz, Federico, Via Libre, 2010) Por lo pronto, creo que hay formas de activismo que responden a lo que estoy planteando:

  • No comprar.

  • Denunciar.

  • Ofrecer alternativas.

Para muestra, basta un botón. Con Wikipedia hemos logrado en 10 años ofrecer un modelo de colaboración suficiente. Es la enciclopedia mundial más grande, con mayor cantidad de artículos y con traducción idiomática a una enorme cantidad de idiomas “no rentables” para muchas empresas. Vivimos de la mutua colaboración y a nadie de los que está se le ofrece mucho. Vive casi en agonía económica pero siempre la buena voluntad de la gente termina sacándola a flote, con medidas económicas justas para quienes trabajan allí, y no con excesos en unos y precarización en otros.

Por tal motivo, sobre la base de discusión antedicha, me parece acertada la afirmación de Laclau-Mouffe: “La hegemonía puede ser desafiada. La izquierda debe comenzar a elaborar una alternativa creíble frente al orden neoliberal, en lugar de tratar simplemente de administrar este último de un modo más humano” (Laclau, op cit. P. 17)

 

En fin, el que quiera usar Apple, que use. Pero como dice el viejo Charly García “Si te pones la camiseta, deberías saber por qué”

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Expomanzanas: ¡Cuidado con los discursos pegados!

  1. Felicitaciones por el artículo.
    Citás muchos autores que mi desconocimiento me impide apreciar, pero aun así, coincido con vos en todo.
    Un “discurso pegado” que siempre me hizo ruido es el del consumismo. Es un discurso que viene pegado a muchas cosas, pero quizá en ningún otro mercado se hace tan patente como en el tecnológico. Nada se reutiliza, nada se arregla, todo se cambia incluso antes de que deje de funcionar. Comprar, usar y tirar para volver a comprar. (Como en “La historia de las cosas”). Quizá el consumismo sea uno de los disvalores más dañinos para con nosotros mismos, para con nuestros hermanos y para con la creación. Quizá Apple sea el más claro exponente de este disvalor.

    • Gracias Juanse! Luego trabajaré la misma base que planteo aquí, pero adaptada al otro texto (no a vida religiosa en tiempos de bits sino a “Bits cooperativos…” así hago una versión no tan unida a la vida religiosa.
      Gracias por el aporte. Slds!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s