Película recomendada: “Nada más que la verdad”

¿Puede la vida estirarse tanto al punto de desgarrarse por un principio? ¿Puede una promesa permanecer firme sin importar las marcas que deje en el cuerpo, sin sofocar la anhelada libertad, sin quebrar el deseo de vida en familia? ¿Puede un periodista estar tan coherentemente unido a su profesión para que principio y persona sean inseparables?

Rachel Amstrong viaja en colectivo y se confiesa reportera ante una pequeña de no más de cinco años. Suerte y perspicacia se funden en un relato inesperado, cuando ella o la pequeña podrían haber hablado de juguetes o chocolates. En la casualidad, aparece el caso “Venezuela”, que compromete al presidente norteamericano. “No le puedes contar a nadie que fui yo quien te lo dijo”, dice Alison. Amstrong asiente y el sostenimiento de un principio dará giros inesperados en su vida.

Tengo un dato, tengo una fuente. Digo el dato, protejo la fuente”, parecería ser como el evangelio y la cruz de Rachel, una mujer periodista del Sun, que semanalmente escribe una columna sobre asuntos nacionales.

La tentación de no vivir ese evangelio se encarna a lo largo de la película en bienintencionados y villanos, que ofrecen aire, paz y éxito casi repitiendo la historia de las tentaciones de Jesús en el desierto. Los editores lo intentan primero pero luego respetan su secreto y lo protegen hasta el extremo. Lo intentan el fiscal y el juez, intentando adelantarse a los procesos legales, en nombre del compromiso que juega la “seguridad nacional”. Lo intenta el abogado, para darle un poco de aire a una vida que se derrama y se hunde en el fango del abandono y la casi desesperación, del desprecio y el olvido de una ciudadanía que “no le importa el caso”, como dice Rachel. Lo intenta su esposo, también bajo la promesa de no hacerla extensiva a nadie. Lo intenta la violencia física de las fuerzas del Estado y la violencia verbal de una colega con quien hasta entonces tenían mutuo aprecio. Y finalmente lo intentan desde una fuente de segunda mano, que permitió a Amstrong dar nuevos pasos en la investigación.

La periodista, sin embargo, embandera su principio y su derecho sosteniéndolo con fuerza ante vientos cambiantes y ráfagas interminables. Cambian los vientos presentándole a la periodista todo tipo de argumentos. La “seguridad nacional” es el primero. El argumento olvida una mirada a futuro, la obtención del poder interminable por parte del gobierno en caso de que los periodistas no puedan investigar los hechos delictivos de quien detenta el poder.

El “bien de su familia”, y en especial de su pequeño, es el segundo. ¿Cómo va a crecer un hijo feliz, si en su inmadurez para distinguir la importancia de los principios y de las causas por las cuales dar la vida ve a su madre en la cárcel? Rachel quisiera irse y estar eternamente con él y con su marido, pero la reprime la certeza del fin del periodismo de investigación.

Y el argumento de “la complicidad por el crimen de una mujer, al dejarla al descubierto por no revelar la fuente”, que esconde una interminable cadena de crímenes a fuentes si los periodistas las dejan al descubierto.

Pero ni tentaciones ni argumentos quiebran la vara. Tras la decisión, el periódico abriga dentro suyo la opción de la periodista e intenta acompañarla en cuanto haga falta, respaldándola con sus abogados y tratando de acompañarla en la salida de la cárcel.

Nunca pensó Rachel que la casualidad de sentarse junto a la pequeña Alison la llevaría a tales rumbos. Nunca pensó que su tenacidad y compromiso por la verdad podría ser simultáneamente su Pullitzer y su llanto. Sólo asintió, en ese colectivo, prometiendo decir nada más que la verdad.

Anuncios

Un comentario en “Película recomendada: “Nada más que la verdad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s